• Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:UNESCO
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios
  • Tiempo de lectura:12 minuto(s) de lectura
  • Última modificación de la entrada:agosto 15, 2020

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) forman parte de una agenda que fue elaborada meticulosamente y que al alrededor de 2 años logro arrojar 17 ODS bien definidos, estos objetivos funcionan como iniciativa para solucionar algunos de los contratiempos que afrontan nuestros países.

La UNESCO y los Objetivos de Desarrollo Sostenible

El funcionamiento de cada objetivo se llevara a cabo mediante distintas áreas que son de gran relevancia para nuestra sociedad como (La educación, Cultura, Ciencias sociales y Humanas, Ciencias naturales y la comunicación e información).
Los ODS contienen 169 metas integradas que toman en cuenta 3 ámbitos fundamentales (social, económico y ambiental) que pretenden llegar y abarcar las necesidades de los más necesitados, por supuesto que hay que tomar en cuenta que todos los países tendrían metas distintas en cada estado por lo tanto cada uno de ellos fijarían metas que vayan acorde a sus necesidades. Esta agenda tiene el apoyo del gobierno español el cual fue uno de los pilares para su creación, todo esto con el fin de erradicar la pobreza y transformar el mundo en los años que están por venir.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son los siguientes:

Los objetivos de desarollo sostenible de la UNESCO

1. Erradicar la pobreza.
2. Poner fin al hambre.
3. Garantizar la salud y el bienestar de los ciudadanos.
4. Garantizar una educación de calidad e inclusiva.
5. Alcanzar la igualdad de género.
6. Garantizar el agua limpia y su sanidad.
7. Energía asequible y segura.
8. Garantizar el empleo y el crecimiento de la economía.
9. Desarrollar la industria y una buena infraestructura.
10. Creación de sociedades que promuevan la igualdad.
11. Conseguir que las ciudades y las comunidades sean sostenibles.
12. Existencia del consumo y de producción responsable.
13. Prevenir el cambio climático y cuidar del ambiente.
14. Conservar la vida submarina.
15. Proteger los ecosistemas terrestres.
16. Promover sociedades pacíficas y justas.
17. Fortalecer alianzas para lograr metas comunitarias.

Acabar con el hambre y la pobreza

La Iglesia Católica trabaja como nadie por acabar con la pobreza en el mundo. Acabar con el hambre ha sido desde siempre, y es hoy en día, una de sus prioridades.

Por eso es saludable recordar que algunas organizaciones colaboran en labores de caridad cristiana, que corresponden a bienes universales. No es algo bueno según cómo pienses, sino que es bueno por derecho natural.

En los países pobres de todos es sabido que la lactancia materna está muy extendida. Es una medida eficaz contra la pobreza y el hambre, ya que alimentar a los bebés con leche de su madre es lo más eficaz.

La OMS así lo recomienda, en países desarrolaldos, pero muy especialmente en los países pobres. Y esto es así porque las defensas de la madre ayudan a prevenir la mortalidad infantil. Los niños crecen más fuertes y sanos.

Además la lactancia materna favorece a la salud de las madres, y es más económica que alimentar con leche artificial a los más pequeños. En países pobres es lo más eficaz, pero también en los más ricos.

Si en los países más ricos tienen la cabeza pensada en la comodidad de la lactancia artificial, en los pobres no se lo plantean: la comodidad no salva vidas, y la lactancia materna sí.

Y si la alimentación complementaria para bebés en los países ricos tiene muchas opciones, en los países pobres no es ni de lejos igual. Es un combate que la Iglesia quiere cambiar, y que necesita la colaboración de todos. En un país desarrollado pueden aplicar el método baby led weaning de alimentación complementaria, quienes sepan lo que es el baby led weaning. En cambio, en los países pobres hacen lo que pueden por conseguir que la lactancia materna se prolongue por muchos años. Y lo bueno es que la naturaleza les favorece, gracias a Dios: la lactancia prolongada es lo mejor que existe para la supervivencia.

Estudios que apoyan la lactancia materna para combatir la pobreza y ayudar a la supervivencia

Son muchos los estudios que apoyan que se mantenga durante lo máximo posible la lactancia materna. Traemos uno que es reciente y se publicó en la Revista Cubana de Enfermería. Puede ser útil y orientativo, pero hay muchísimos estudios científicos más:

Policlínica Docente Rolando Monterrey, Moa.

Lactancia materna

Lic. Iraida González Méndez1 y Lic. Berenies Pileta Romero2

Resumen

Se realizó un estudio descriptivo y transversal de todos los lactantes (113) que nacieron entre enero y diciembre de 1998, pertenecientes a 5 consultorios del médico de la zona urbana de la policlínica “Rolando Monterrey”, con el objetivo de contribuir al conocimiento de las características epidemiológicas relacionadas con la lactancia materna en el área de salud de la policlínica. En Cuba la lactancia materna exclusiva, tal como está planteada en el plan de acción de la Cumbre Mundial a Favor de la Infancia, debe ser un elemento de extraordinaria importancia para mantener la tendencia descendente de la mortalidad hasta el año 2000 en el niño menor de 5 años. Se seleccionó la entrevista individual como método de recolección de datos para profundizar en la información y se contó con el consentimiento informado de las madres lactantes que apoyaron la realización de este trabajo. Se consideran factores que influyen al destete precoz y las posibles dificultades relacionadas con el tiempo de duración de la lactancia materna. Se concluye que las mujeres entre 20 y 34 años de edad, amas de casa, casadas con el nivel secundario y con un solo hijo fueron las que lograron una mayor efectividad en la lactancia materna. Entre las causas de abandono precoz de la lactancia se encontró la hipogalactia y como causa más frecuente en estos niños se observaron las infecciones respiratorias agudas. El médico y la enfermera de la familia por ser el puntal fundamental en la divulgación de este tipo de alimentación deben continuar su labor educativa para lograr una mejor preparación psicológica de la madre.

DeCS: LACTANCIA MATERNA; LECHE HUMANA; DESTETE; TRASTORNOS DE LA LACTANCIA; MEDICINA FAMILIAR; PROMOCION DE LA SALUD; ATENCION PRIMARIA DE SALUD.

La leche materna es tan antigua como la humanidad. Durante milenio ha sido el único recurso para la alimentación de los lactantes y aquellos que se han visto privados de ella han estado condenados ha desaparecer en un plazo breve de tiempo.1,2

La lactancia materna es un acto fisiológico, instintivo, herencia biológica adaptativa de los mamíferos y específica de cada especie.3,4

Como sistema para alimentar al niño en los primeros meses de la vida, la leche materna ha probado su eficacia a lo largo de las generaciones y ha sido por ella que la humanidad ha subsistido.5

No son pocos los que plantean que el avance de la técnica y la alimentación han librado a la mujer de la ardua tarea de lactar a sus hijos, al crear fórmulas de leche capaces de cubrir las capacidades de nutrientes en los niños pequeños. Sin embargo, los que lo afirman pretenden olvidar que lactar a un niño es de las relaciones más gratificantes que puede experimentar una mujer y que la leche humana y el proceso de alimentación natural son claramente superiores a las demás formas de alimentación, cualesquiera que sean las condiciones socioeconómicas, culturales o higienicodietéticas de los lactantes.6-10

Para todos son conocidas las ventajas de la leche materna para la alimentación del lactante; sin embargo, para muchos profesionales éstas se circunscriben a su mayor digestabilidad, su esterilidad, y que resulta más económica, cuando lo cierto es que no menos importante es la posibilidad de ayudar a desarrollar el cuerpo y la inteligencia de los niños; contiene aminoácidos que necesita el normal desarrollo del cerebro; los protege contra las infecciones y enfermedades y contiene las cantidades necesarias de vitaminas (fósforo, hierro, proteínas, grasas y azúcares). La leche de la madre es la mayor protección para el niño contra las diarreas y la deshidratación, las infecciones respiratorias, el estreñimiento, los cólicos y las alergias, las enfermedades de la piel, el sarampión, el cólera y otras.1,2,11,12 Para las madres la lactancia facilita e incrementa el amor a su hijo. Amamantar les brinda tranquilidad porque los niños se enferman menos.

Por otro lado, la leche materna debe ser considerada la primera vacuna que recibe el niño y que es capaz de protegerlo de un elevado número de infecciones frecuentes que lo amenazan durante el primer año de vida, por los anticuerpos que contiene y otros componentes inmunológicos, tanto humorales como celulares, que confirman su función protectora contra virus, bacterias y parásitos.2

En Cuba, la lactancia materna exclusiva, tal como está planteada en el Plan de Acción de la Cumbre Mundial en Favor de la Infancia, debe ser un elemento de extraordinaria importancia para mantener la tendencia descendente de la mortalidad en el niño menor de 5 años hasta el año 2000.

Todo lo antes expuesto nos motivó a realizar un estudio para contribuir al conocimiento de las características epidemiológicas relacionadas con la lactancia materna en nuestra área de salud. Trabajamos con las siguientes variables: edad, ocupación, nivel de escolaridad, percápita familiar, estado civil, causas referidas de suspensión de la lactancia materna, número de hijos anteriores, punto de partida de la información y frecuencia de enfermedades, y presentamos este trabajo en aras de contribuir al mantenimiento y elevación del bienestar de nuestros niños.

Métodos

Se realizó un estudio descriptivo y transversal de 113 lactantes que nacieron entre enero y diciembre de 1998, pertenecientes a 5 consultorios del médico de la familia de la zona urbana de la policlínica “Rolando Monterrey”.

Se seleccionó la entrevista individual como método de recolección de datos, por la posibilidad que ofrece para profundizar en la información. Contamos con el consentimiento informado de las madres lactantes que apoyaron la realización de este trabajo. Para desarrollar el estudio trabajamos con las siguientes variables: edad, ocupación, nivel de escolaridad, percápita familiar, estado civil, causas referidas de suspensión de la lactancia materna exclusiva, número de hijos anteriores, punto de partida de la información y frecuencia de enfermedades. Las entrevistas fueron realizadas por los autores de este trabajo a las madres cuyos niños nacieron en 1998.

Los resultados fueron recogidos en sábanas, cuantificados por el método de tarjeteado, llevados a cuadros que se expresan en porcentajes, discutidos y comparados con la bibliografía consultada, para llegar a conclusiones en correspondencia con los objetivos trazados y se hacen recomendaciones al respecto al final del trabajo.

Grupos de edades: se consideran los grupos menores de 20 años, de 20-34 años y más de 35 años por ser los más utilizados en la bibliografía consultada.

La ocupación y el grado de escolaridad fueron considerados según parámetros nacionales.

Percápita familiar: consideramos como bueno $ 50,00 y más; regular $ 25,00 a $ 50,00 y mala menos de $ 25,00.

Estado civil: consideramos casadas a las mujeres que habían contraído matrimonio legal; solteras las que no tenían unión conyugal, ni habían contraído matrimonio legalmente.

Con respecto a las causas referidas de suspensión de la lactancia materna y obstaculización de ésta se consideró agalactia al referir que no tenía leche e hipogalactia al referir que el niño no se llenaba. Como enfermedades maternas se consideró la mastitis y otras infecciones de las mamas y como otras causas el pezón invertido y plano.

En el número de hijos se consideró 1 hijo a las no tenían anteriormente y más de 1 hijo a las que tenían anteriormente 1 o más.

Comienzo de la información: se consideraron los consultorios, policlínicos, hospitales y familiares por ser los principales responsables de la divulgación de la lactancia materna.

Frecuencias de enfermedades: se consideran las infecciones respiratorias agudas, las enfermedades diarreicas agudas, otitis medias, desnutrición proteico-energética y otras, por se las más frecuentes en la bibliografía consultada.

La lactancia materna exclusiva se consideró así cuando se mantuvo por un tiempo de 4 a 6 meses más, sin haber agregado ningún tipo de líquido o alimentos sólidos.

Resultados

Según los grupos de edades 100 madres, que representan el 88,4 %, se encontraban entre los 20-34 años, seguidas por un grupo menor de 20 años con 10 madres, que representan el 8,9 % (tabla 1). En relación con la ocupación y el tiempo representaron, el 59,30 % y el nivel técnico con el 21,4 % (tabla 2). En cuando a la escolaridad las madres con enseñanza secundaria fueron las que más lactaron con el 41,59 %, seguidas por el nivel preuniversitario con el 33,74 % (tabla 3). Al relacionar el percápita familiar obtuvimos que 82 madres, que representan el 72,58 % tenían buen per cápita (tabla 4). Según el estado civil las madres casadas fueron las que más lactaron, con el 46,90 % (tabla 5). Entre las causas de suspensión de la lactancia materna predominó la hipogalactia con el 19,47 % (tabla 6); además, las madres que no tenían hijos anteriores fueron las que mantuvieron la lactancia materna por más tiempo con el 58,41 % (tabla 7). El lugar donde se recolectó de inicio la información lo constituyeron los consultorios, con el 75,22 % (tabla 8). Como enfermedades más frecuentes que influyeron en el tiempo de duración de la lactancia materna, encontramos las infecciones respiratorias agudas con el 30 %; además en el grupo de madres que lactaron adecuadamente las frecuencias de enfermedades fueron mucho más bajas (53,98 %) (tabla 9).

Salvalock

Me llamo Salvador y me gusta jugar a la Nintendo Switch. Siempre me ha gustado colaborar con actividades de voluntariado y Cáritas, porque como decía San Juan Pablo II se vence al odio, la violencia y la injusticia solo con amor.

Deja una respuesta