Super User

Super User

Ante el hecho público en torno a la persona del P. Jon Jen Siu, quien recientemente se ha asociado a la llamada “Iglesia Católica Reformada de Venezuela”, en el ejercicio de nuestra  “… obligación de defender la unidad de la Iglesia universal, promover la disciplina que es común a toda la Iglesia, y por tanto exigir el cumplimiento de todas las leyes eclesiásticas, así como de vigilar para que no se introduzcan abusos en la disciplina eclesiástica, especialmente acerca del ministerio de la palabra, la celebración de los sacramentos y sacramentales, el culto de Dios y de los Santos…” (Cf. c. 392 §§ 1 – 2), y para evitar confusiones entre nuestros fieles,  consideramos nuestro deber emitir la siguiente declaración: 
 
1.  El padre Jon Jen Siu fue ordenado el 16 de diciembre de 1995 en Cabimas, incardinación a la diócesis de Cabimas. Hasta Junio del 2007 fue Párroco de la Parroquia de Santa Lucia e Ciudad Ojeda. Desde entonces gozó de un año sabático siendo capellán de acción social de Ducolsa, filial de PDVSA. El 25 de Junio presentó su renuncia al ministerio sacerdotal, siendo exhortado a revisar su actitud y volver a la vida sacerdotal en la diócesis. 
 
2. El pasado 29 de julio el P. Jon Jen Siu se asoció a un movimiento ajeno al sentir de la Iglesia, llamado “Iglesia Católica Reformada de Venezuela ”,  violando la normativa del Código de Derecho Canónico según la cual los clérigos católicos deben abstenerse de “… constituir o participar en asociaciones cuya finalidad o actuación sean incompatibles con las obligaciones propias del estado clerical o puedan ser obstáculo para el cumplimiento diligente de la tarea que les ha sido encomendada por la autoridad eclesiástica competente” (Cf. c. 278 §3).
 
3. Ese movimiento llamado “Iglesia Católica Reformada de Venezuela”, está integrado por un grupo de ministros disidentes de diversas iglesias históricas, como la católica, la luterana.  Las enseñanzas de este movimiento están en franca contraposición con las de la Iglesia Católica, rechazando, además de principios de fe y costumbres, la comunión con la Iglesia Católica en la persona del papa, sucesor de Pedro y por ende  con el Colegio Episcopal. 
 
4. Este movimiento no tiene derecho alguno a llamarse católico toda vez que el Código de Derecho Canónico sanciona que “Ninguna asociación puede llamarse «católica» sin el consentimiento de la autoridad competente…” (C. 300). 
 
5. El 29 de Junio de 2008 el P. Jon Jen Siu, en el templo Luterano San Pablo de Ciudad Ojeda, recibió una supuesta consagración episcopal de parte de un grupo de “obispos” disidentes de la comunión anglicana que forman parte del movimiento llamado “Iglesia Anglicana Latinoamericana”.  Al respecto hay que señalar que ese acto, el cual genera confusión en los fieles carece de validez alguna; el P. Jen Siu no ha recibido la consagración episcopal, no participa de la sucesión apostólica y por consiguiente, su “consagración” no ha sido más que la simulación de un sacramento. Por ende cualquier acción ministerial por parte del falso obispo Jon Jen Siu no será más que la simulación de sacramentos; delito sancionado por el Código de Derecho Canónico, según el cual “Quien, fuera de los casos de los que se trata en el can. 1378, simula la administración de un sacramento, debe ser castigado con una pena justa” (C. 1379).
 
6. El P. Jon Jen Siu, al haberse adherido públicamente a un movimiento que atenta abiertamente contra la comunión en la Iglesia Católica, ha incurrido además en dos gravísimos delitos sancionados por el Código de Derecho Canónico (Cf. cc. 751; 1364 §1), a saber: 
 
 Herejía, que consiste en la negación pertinaz, después de recibido el bautismo, de una verdad que ha de creerse con fe divina y católica.  
 
Cisma, que consiste en el rechazo a la sujeción al Sumo Pontífice o de la comunión con los miembros de la Iglesia a él sometidos.  
 
7. La doctrina sobre el Primado de Pedro, que es verdad de fe divina y católica, y la sujeción a sus legítimos sucesores, los Papas, resulta gravemente lesionada por el movimiento llamado  “Iglesia Católica Reformada de Venezuela ”, por lo que al haberse dado la pública adhesión del P. Jon Jen Siu a esa agrupación, ha incurrido en el delito de herejía y cisma, generando grave escándalo para los fieles e incurriendo en la sanción de excomunión latae sententiae, es decir, ha contraído la pena ipso facto, con el mismo hecho público de su adhesión a esa iglesia. 
 
8. La pena de excomunión, a tenor del c. 1331 § 1, comporta principalmente para el P.  Jon Yen Siu las siguientes prohibiciones: 
 
Tener cualquier participación ministerial en la celebración del Sacrificio eucarístico o en cualesquiera otras ceremonias de culto;
 
Celebrar los sacramentos o sacramentales, y recibir los sacramentos;
desempeñar oficios, ministerios o cargos eclesiásticos, o realizar actos de régimen.
             
9.  Exhortamos a nuestros fieles a no dejarse desorientar por el movimiento llamado “Iglesia Católica Reformada de Venezuela”, y a permanecer unidos en la Iglesia Católica, en la cual subsiste la Iglesia fundada por Nuestro Señor Jesucristo.  Así mismo les exhorto a elevar incesantes plegarias a Cristo Pastor Supremo, para que preserve a su Iglesia de los gérmenes de división  y toque el corazón de aquellos hermanos confundidos para que vuelvan  a la Iglesia que han abandonado
 
Mons. Francisco Gil
Vicario General

Mons. William Delgado
Obispo de Cabimas

Con respecto a la creación de una supuesta Iglesia nueva que abusivamente se quiere llamar "Católica Reformada" permítanme expresar aquí mi rechazo a la participación de cualquier católico, y mucho más, de cualquier sacerdote, en esa supuesta nueva "iglesia católica reformada".

Jesucristo Nuestro Señor es el único fundador de la Iglesia de Dios, la cual subsiste en la Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana, es decir, unida en torno al Obispo de Roma, que es el Papa.

Esta nueva agrupación es un grupo heterogéneo formado por disidentes de varias iglesias históricas: hay luteranos, y de otras confesiones cristianas, así como algunos católicos.

Por parte de los fieles católicos, adherirse a esa nueva agrupación disidente es una acción cismática, es decir, de ruptura de la unidad eclesial, que está penada con la excomunión. En el caso de sacerdotes que pretendan presentarse como obispos cristianos a raíz de una inválida ordenación, es una acción vacía e ineficaz, pero agravante del gravísimo pecado de cisma y de escándalo para los fieles.

Especialmente, manifiesto mi rechazo a la vacía e ineficaz pretensión de que alguien ordenado por supuestos obispos anglicanos que tampoco están en comunión con la Iglesia Anglicana, pueda ser llamado o considerado como "obispo."

Por otra parte, la aparente finalidad política de esta asociación la desvirtúa como expresión auténtica de la fe cristiana. La auténtica Iglesia de Jesucristo tiene como fin llevar el anuncio y los dones de Cristo al mundo entero, independientemente del asunto político y de la afiliación partidista de los fieles.

El pasado jueves 26 de junio de 2008, fue presentada en la ciudad de Maracaibo una nueva agrupación religiosa, denominada IGLESIA CATOLICA REFORMADA. Pretende erigirse en una alternativa a la Iglesia Católica, Apostólica y Romana, a la vez que utilizar la misma simbología, indumentaria, nomenclatura, títulos y servicios sacramentales y litúrgicos que la Iglesia Católica. También pretenden llamarse católicos sin estar unidos por la obediencia ni al Papa ni a la Jerarquía Católica, simulando incluso la ordenación de nuevos Obispos sin el expreso mandato del Romano Pontífice.

Entre los promotores de esta nueva agrupación hay dos  sacerdotes provenientes de la Iglesia Católica que abandonaron su ministerio en momentos diversos y ambos han renegado públicamente de la recta fe católica con sus actitudes y palabras. Uno de ellos proviene de la Diócesis de Cabimas, y el otro de la Arquidiócesis de Maracaibo.  Este último contrajo matrimonio civil, emitiendo hace meses declaraciones en la prensa que provocaron escándalo, dolor y confusión entre los que fueron sus feligreses.

Ante estos hechos, el Arzobispo de Maracaibo, acompañado por su Obispo Auxiliar y por los miembros del Consejo Presbiteral, salvaguardando la unidad de la Iglesia, manteniendo el respeto a las personas, disipando confusiones, y evitando que los fieles sean engañados en su buena fe, hacen la siguiente declaración:
1. La llamada IGLESIA CATOLICA REFORMADA no forma parte de la IGLESIA CATOLICA, APOSTOLICA Y ROMANA, ni se deriva de ella.

2. Uno de los sacerdotes católicos que se han enrolado en ella desde hace tiempo había sido suspendido de sus facultades ministeriales, con prohibición expresa de celebrar cualquier sacramento. El otro sacerdote, con esta pretendida  ordenación episcopal, ha incurrido en la sanción más grave que tiene la Iglesia Católica para cualquiera de sus miembros, como es la de la excomunión.

3. Invitamos a todos los católicos a estar muy atentos y a no dejarse confundir por esta nueva agrupación que pretende mantener un culto y la administración de los sacramentos, la estructura organizativa, los títulos, la simbología y la indumentaria de la Iglesia católica. Se trata de una usurpación irrespetuosa y engañosa.

4. Recordamos a todos los fieles católicos, tanto clérigos como laicos, que se unan y acepten las disposiciones y creencias de un grupo cismático o herético como la denominada IGLESIA CATOLICA REFORMADA que incurren en ex comunión a tenor del Canon 1364 del Código de Derecho Canónico.
Exhortamos a todos los católicos a mantenerse alertas para no dejarse dividir ni arrastrar a confrontaciones religiosas, a empeñarse en fortalecer la unidad interna de la Iglesia Católica y a favorecer un clima de respeto y de convivencia entre todos los venezolanos.
 Maracaibo, 1 de julio de 2008.

+ Mons. Ubaldo Ramón Santana Sequera           
Arzobispo de Maracaibo

+ Mons. Cástor Oswaldo Azuaje Pérez
Obispo Auxiliar de Maracaibo

Miércoles, 05 Junio 2013 22:14

Diócesis de Cabimas. Comunicado

El 25 de junio próximo pasado, El Sacerdote Católico Jon Jen Siu García, el Pastor Luterano Enrique Albornoz y el Pastor Luterano Alexis Bertis, presentaron una nueva Iglesia, llamada Iglesia Católica Reformada de Venezuela. El Domingo 29 de Junio se realizó una ceremonia, en el Templo Luterano San Pablo de Ciudad Ojeda, en la que tres Obispos, Dale Climie, Arzobispo de la Iglesia Anglicana Conservativa de Estados Unidos; Leonardo Marín, primado de la Iglesia Anglicana Latinoamericana y Jorge Pérez, Obispo de México, consagraron a los tres venezolanos, antes mencionados, como Obispos, para así fundar la Iglesia Católica Reformada de Venezuela.

Ante esta nueva Iglesia, El Obispo de la Diócesis de Cabimas, el Consejo Presbiteral y los sacerdotes en general, declaran lo siguiente:
1) Rechazamos la fundación de la Iglesia Católica Reformada   de Venezuela, creada recientemente y vinculada a la Iglesia Católica reformada de Latinoamérica.
2) No reconocemos los llamados Arzobispos y Obispos, antes mencionados, ni reconocemos la validez canónica de las ordenaciones por ellos realizadas.
3) Reafirmamos nuestra fidelidad a El Papa Benedicto XVI, como Obispo de Roma, el legítimo vicario de Cristo en la Tierra, sucesor del Príncipe de los Apóstoles, Sumo Pontífice de la Iglesia Universal, Patriarca de Occidente. Siervo de los Siervos de Dios. Pastor Universal de la Iglesia.
4) Ante la infidelidad de los sacerdotes católicos, renovamos nuestras promesas sacerdotales que hicimos el día de nuestra ordenación sacerdotal.
5) Manifestamos nuestra adhesión y fidelidad a la Iglesia Católica como única y verdadera fundada por Cristo.
6) Renovamos nuestra consagración al Señor, realizada cuando recibimos el orden del Diaconado y asumiendo el compromiso del celibato, como un don de Dios y como un amor indiviso a Cristo y una entrega total a Él, dedicándonos con mayor libertad de ánimo y con mayor entrega al servicio de los hombres, en especial a los más necesitados.
7) Valoramos como un tesoro precioso el mandamiento del amor, expresado en una caridad sincera y efectiva dirigida a los más pobres. Acción que la Iglesia privilegia en su labor pastoral y que desde las Instituciones de la Iglesia como desde las parroquias nos empeñamos en llevar adelante y favorecer a los pobres.

Finalmente, exhortamos a todos los fieles para que igualmente reafirmen su fe, en Dios nuestro Padre, en su Hijo Jesucristo y en el Espíritu Santo, en La Santísima Virgen, Nuestra Señora del Rosario así como en la Santa Iglesia Católica, en la comunión de los santos y en la fidelidad del Sumo Pontífice el Papa. Y no se dejen confundir por estos ministros que han dejado la Iglesia, una, santa, católica y apostólica. La Iglesia Católica romana.
 

Monseñor William Delgado
Obispo de Cabimas                        

Consejo Presbiteral de la Diócesis de Cabimas

1. Los Obispos de Venezuela, reunidos en la 90ª asamblea ordinaria, manifestamos nuestro profundo dolor por el escándalo causado por la actitud de dos sacerdotes, hasta hace poco miembros del clero de la Arquidiócesis de Maracaibo y de la Diócesis de Cabimas que, junto a dos pastores disidentes de la Iglesia Luterana, han fundado una agrupación religiosa a la que han denominado  "Iglesia católica reformada", y por la pretendida "ordenación episcopal" de uno de los sacerdotes -del clero de Cabimas-, lo que ha sembrado cierta confusión en el pueblo católico de Venezuela. 

2. Compartimos los conceptos emitidos en los comunicados de la Arquidiócesis de Maracaibo y de la Diócesis de Cabimas, en los que se rechaza totalmente la pretensión de los fundadores de la mencionada agrupación de confundir al pueblo de Dios y a la opinión pública, haciendo creer que se trata de una división de la Iglesia Católica; y también asumimos el llamado que en ambos documentos se hace a los fieles católicos a no dejarse engañar por esta agrupación autodenominada "Iglesia católica reformada de Venezuela", y a permanecer unidos a la verdadera Iglesia Católica y a sus legítimos pastores, el Santo Padre Benedicto XVI y a sus obispos, sucesores de los apóstoles.

3. Reiteramos nuestra voluntad de continuar el camino del diálogo ecuménico con las otras confesiones cristianas que existen en Venezuela, con quienes nos une la fe en Jesucristo, Señor y Salvador, en el respeto de las diferencias y en la continua búsqueda de la unidad deseada.

4. Exhortamos a los fieles católicos a orar incesantemente a Dios Padre, invocando la intercesión de María de Coromoto, patrona de Venezuela, para que la Iglesia animada por el Espíritu, crezca y se fortalezca en su fe en Jesucristo, bajo la guía de sus legítimos pastores.

Caracas, 11 de julio de 2008.

Los Arzobispos y Obispos de Venezuela


EN VISPERAS DE LAS ELECCIONES PRESIDENCIALES.

MENSAJE DE LA PRESIDENCIA DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL VENEZOLANA 

A todos los católicos de Venezuela, y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad.

Queridos hermanos y amigos:

1. En vísperas de estos trascendentales comicios, en los que se juega una  vez más el destino de la vida democrática de nuestra patrialos Arzobispos y Obispos de la Presidencia de la Conferencia Episcopal Venezolana, movidos sólo por nuestra preocupación pastoral,  nos dirigimos  a todos los fieles católicos, hijos e hijas  de la Iglesia, y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, sin distinción de parcialidad política, para ofrecerles algunas reflexiones y orientaciones.

2.. La Constitución Nacional  proclama que todos los ciudadanos mayores de 18 años tenemos el derecho de elegir nuestras autoridades. Este derecho es también un deber, que debemos cumplir en concordancia con los grandes valores de la justicia, la verdad, la libertad, la democracia y la paz. Por ello  llamamos a todos los electores a asumir con plena responsabilidad esta obligación y a participar en las elecciones del 3 de diciembre.

3.  A los Rectores del Consejo Nacional Electoral y a todos sus funcionarios, los exhortamos de nuevo a cumplir sus tareas con estricto apego a la Constitución y las leyes, y con absoluta imparcialidad. Por ello deben  crear  las condiciones necesarias  para disipar la desconfianza que todavía algunos sectores del país conservan con respecto al sistema electoral. Para esto es importante dar cabida a una  imparcial observación internacional. De igual manera están obligados a actuar,  en conciencia y ante Dios,  en absoluto respeto a la voluntad  mayoritaria que el electorado manifieste en las próximas elecciones..

4. Pedimos  a todos los venezolanos, católicos o no,  y especialmente a los dirigentes políticos de todos los sectores,  rechazar cualquier recurso a la  violencia,  cualquier  hecho que pueda poner en peligro el clima de convivencia y la estabilidad del país. La campaña electoral debe culminar  pacíficamente, y las elecciones se deben realizar. Igualmente rechazamos todo tipo de guerra psicológica que pretenda crear  miedo en el pueblo venezolano.

5. Deploramos las presiones indebidas que desde algunos sectores se están ejerciendo en la conciencia de los funcionarios públicos, para que voten en una determinada dirección. La Constitución  Nacional consagra el derecho a la libertad de expresión y de conciencia, así como el derecho al trabajo, independientemente de la simpatía partidista de cualquier ciudadano. Nadie puede ser excluido por su posición política

6. A los integrantes de la Fuerza Armada Nacional les recordamos lo que dijimos los Obispos venezolanos en el documento previo a las elecciones de 1998: "Las Fuerzas Armadas de Venezuela son garantes de la institucionalidad democrática. Como en los procesos electorales anteriores ellas tienen la misión de apoyar los actos comiciales. Estamos seguros de que cumplirán su cometido con imparcialidad y con el sentimiento patriótico que las caracteriza. No deben ser involucradas en el debate político…. Confiamos en la vocación democrática de nuestras Fuerzas Armadas que respetarán la voluntad popular y acompañarán al pueblo venezolano en el camino de la profundización de la democracia nacional". (1)

7. A nuestros hermanos católicos recordamos el deber de  tomar su decisión en sintonía con los principios del Evangelio explicitados por la Doctrina Social de la Iglesia. Al votar debemos tener en cuenta la necesidad de defender  siempre los derechos originarios  de todo ser humano que, por cierto, están consagrados en la Constitución Nacional: el derecho  a la vida, a la seguridad personal y patrimonial; el derecho primario y originario de la familia a procurar una educación libre y pluralista para sus hijos; el derecho al trabajo justamente remunerado y  sin discriminación política; a la libertad de conciencia, de expresión y de información y, en consecuencia, a la elección del sistema político; a la libertad religiosa; a la propiedad privada y al libre desplazamiento. Igualmente hemos de tener en cuenta que la persona humana, por su naturaleza y dignidad personal, con sus derechos innatos e inalienables, es anterior al Estado y debe ser defendida  de los abusos tanto del mercado capitalista como del Estado. Por ello, tanto  el capitalismo liberal salvaje (2) como el estatismo, es decir, el dominio total del Estado propugnado por las ideologías totalitarias,  son contrarios a la visión cristiana del ser humano (3).

8. Dadas unas elecciones limpias y transparentes, todos  los venezolanos debemos respetar los resultados. A esto están obligados particularmente las autoridades,  los dirigentes políticos de todos los sectores y  todas las instituciones democráticas.  La voluntad del electorado debe ser respetada.

9. Como cristianos, debemos dejar a un lado el rencor y el odio, la violencia y el sectarismo. Estamos llamados a vivir como hermanos, en esta casa grande, casa de todos, que es Venezuela. Una vez realizadas las elecciones, y reconocidos con gallardía y humildad los resultados, hemos de procurar re-encontrarnos fraternalmente, en espíritu de reconciliación y unidad. Recordemos las palabras del Señor: "Dichosos los que trabajan por la paz porque ellos serán llamados hijos de Dios (4)

CONCLUSIÓN

10. Queridos hermanos en Cristo; estimados amigos todos:

En estos momentos de tanta importancia para el futuro del país, los Arzobispos y Obispos de la Presidencia de la Conferencia Episcopal reafirmamos nuestra imparcialidad y  nuestro compromiso con todos los venezolanos, sin importar su condición social o política. Invitamos a todos los creyentes a acudir a sus iglesias a celebrar la Eucaristía los días 2 o 3  de diciembre, y a elevar desde ahora sus oraciones confiadamente a Dios, Padre bueno de todos los seres humanos, por mediación de Cristo, nuestro Divino y único Salvador, para que nos guíe y proteja siempre. Y ponemos en manos de María Santísima, Nuestra Señora de Coromoto, Patrona de Venezuela, nuestras preocupaciones y el futuro de nuestra querida Patria. Amen.

Caracas, 13 de Noviembre de 2006

Con nuestra afectuosa bendición episcopal, 
 

XUbaldo Ramón Santana Sequera

Arzobispo de Maracaibo

Presidente de la CEV 
 

XRoberto Lückert León

Arzobispo de Coro

1° Vicepresidente de la CEV

XCard. Jorge Urosa Savino

Arzobispo de Caracas

2° Vicepresidente de la CEV

XRamón José Viloria Pinzón

Obispo de Puerto Cabello

Secretario General de la CEV 

 

Notas:

1. Conferencia Episcopal Venezolana, Declaración ante las elecciones, 23 de octubre de  1998, 6

2 .Juan Pablo II, Discurso a los Gobernantes del Mundo, 4 de noviembre de 2000, 3.

3. Juan Pablo II,  Carta Encíclica Sollicitudo Rei Socialis, 15 ( Tipog. Políglota Vaticana, dic. 1987, 21 (pg 25);   Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, 48 , Pontificio Consejo Justicia y Paz;

4. Mt.5, 9

Miércoles, 05 Junio 2013 20:34

Comunicado de la CEV al CNE

COMUNICADO DE LA PRESIDENCIA DE LA  

CONFERENCIA EPISCOPAL VENEZOLANA 

La Presidencia de la Conferencia Episcopal Venezolana, ante la selección de algunos sacerdotes como miembros o testigos principales o suplentes, en las mesas electorales que funcionarán en las elecciones presidenciales del próximo 3 de diciembre de 2006, hace del conocimiento público el siguiente Comunicado: 

1.- Consideramos que el ser miembro o testigo principal o suplente en las mesas de votación, en estos o en cualquiera de los comicios electorales, es un servicio ciudadano noble y necesario. Agradecemos el que hayan tomado en cuenta a numerosos sacerdotes para ejercer alguno de estos cargos.  

2.- Sin embargo, por prescripción del Código de Derecho Canónico, "está prohibido a los clérigos aceptar cargos públicos que llevan consigo una participación en el ejercicio de la potestad civil" (C. 285 § 3). La condición sacerdotal exige más bien que los sacerdotes no participemos como árbitros electorales, y que seamos siempre factores de paz, de resolución de conflictos, y de unidad entre el pueblo venezolano.  

3.- Los sacerdotes estamos gravemente obligados a cumplir labores pastorales ineludibles, principalmente los sábados y domingos, en todas las parroquias y otros lugares, lo cual hace incompatible cualquier otra función en esos días.  

4.- Por tanto, la Presidencia de la CEV notifica a las autoridades del CNE que ningún sacerdote está capacitado, por imposibilidad jurídica e incompatibilidad de tiempo, para integrar las mesas electorales el próximo 3 de diciembre o en cualquiera de los comicios a los que se les pudiere convocar como miembros o testigos de mesa. 

5.- En vista de estas razones, solicitamos, pues, y agradecemos a las autoridades electorales nacionales y regionales el tomar las medidas pertinentes para la sustitución de los sacerdotes que han sido elegidos para miembros o testigos de mesa. 

En Caracas, a los veintisiete días del mes de octubre de dos mil seis. 
 

 

XUbaldo Ramón Santana Sequera

Arzobispo de Maracaibo

Presidente de la CEV 

XRoberto Lückert León

Arzobispo de Coro

1° Vicepresidente de la CEV

XCard. Jorge Urosa Savino

Arzobispo de Caracas

2° Vicepresidente de la CEV

XRamón José Viloria Pinzón

Obispo de Puerto Cabello

Secretario General de la CEV 

Caracas, 27 de octubre de 2006 
 
  

CDNA. RECTORA TIBISAY LUCENA,
PRESIDENTA,

CDNOS. RECTORES,
CONSEJO NACIONAL ELECTORAL,

Caracas. 

De mi consideración: 

Con un respetuoso  saludo me  dirijo a ustedes en nombre propio y también en nombre de los Sres. Ubaldo Santana S. Arzobispo de Maracaibo y Presidente de la Conferencia Episcopal, Roberto Lückert L.,Arzobispo de Coro y  Primer Vicepresidente, y Ramón Viloria P., Obispo de Puerto Cabello y Secretario General, para expresarles nuestra preocupación  ante el hecho de que algunos sacerdotes, de diversa jerarquía, han sido seleccionados como miembros o testigos principales o suplentes, en las mesas electorales que funcionarán en las elecciones presidenciales del próximo 3 de diciembre de 2006. 

Al respecto, queremos llevar a su consideración cuanto sigue: 

Consideramos que el ser miembro o testigo principal o suplente en las mesas de votación, en estos o en cualquiera de los comicios electorales, es un servicio ciudadano noble y necesario. Agradecemos el que hayan tomado en cuenta a numerosos sacerdotes para ejercer alguno de estos cargos.  

Sin embargo, por prescripción del Código de Derecho Canónico, “está prohibido a los clérigos  aceptar cargos públicos que llevan consigo una participación en el ejercicio de la potestad civil” (C. 285 § 3) La condición sacerdotal exige más bien que los sacerdotes no participemos como árbitros electorales, y que seamos siempre factores de paz, de resolución de conflictos, y de unidad entre el pueblo venezolano.  

Además, como es público y notorio, los sacerdotes estamos gravemente obligados a cumplir labores pastorales ineludibles los sábados y domingos, en  
 
 
 
 
 

todas las parroquias y otros lugares, lo cual hace incompatible la función de miembros principales o suplentes en un acto electoral que requiere plena dedicación el sábado 2 y el domingo 3 de diciembre. 

Por estas razones, ningún sacerdote está en capacidad, por imposibilidad canónica e incompatibilidad de tiempo, para integrar las mesas electorales el próximo 3 de diciembre o en cualquiera de los comicios a los que se les pudiere convocar como miembros o testigos de mesa. En consecuencia, solicitamos, pues, y agradecemos a Uds. en su carácter de Rectores del Consejo Nacional Electoral, y a las autoridades electorales regionales,   el tomar las medidas pertinentes para la sustitución de los sacerdotes que han sido seleccionados como miembros o testigos de mesa. 

Esperando tengan Uds. a bien atender esta justa petición, y con mis votos por su paz y bien en el Señor, me es grato suscribirme, 

Muy atentamente,      
 
 
+JORGE L. UROSA SAVINO,

CARDENAL ARZOBISPO DE CARACAS

Comisión de Justicia y Paz de Pastoral Social
Conferencia Episcopal de Venezuela

 

"Todo ser humano tiene derecho a la existencia, a la integridad física a los medios indispensables y suficientes para un nivel de vida digna"(Pacem in Terris 11)

La Comisión de Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal Venezolana ha observado con seria  preocupación los hechos que han ocurrido en La Paragua, Municipio Sucre del Estado Bolívar en donde perdieron la vida varias personas que ejercían el oficio de mineros.

Como creyentes y seguidores del Dios de la Vida, sentimos el dolor de cada una de las familias de las víctimas, y las acompañamos con esperanza cristiana. Nuestra apuesta es que en este momento la vida vuelva a triunfar sobre la muerte. Así mismo debemos tener presente que La Iglesia que peregrina en la tierra hacia la casa del Padre, no puede dejar de anunciar la verdad y la justicia, y denunciar todo lo que se oponga a ellas, por tanto:

  1. Condenamos absolutamente los  asesinatos ocurrido en el sector La Paragua, específicamente en la mina El Papelón de Turumbán. A la vez, pedimos a los organismos competentes que con absoluta independencia y sin politizar los hechos, se llegue a la verdad y sean sancionados con la debida pena los responsables directos e indirectos  de tan lamentables asesinatos.
  2. Recordamos al Estado venezolano que de acuerdo a los compromisos derivados del Derecho Internacional de los Derechos Humanos, el Estado está en la obligación de respetar de manera efectiva y tangible todos los derechos humanos de sus habitantes, y a actuar apegado a los estándares de protección de los derechos humanos establecidos en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, la Convención Americana sobre Derechos Humanos y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. Muy especialmente pedimos que todas las investigaciones que se realicen cumplan con un escrupuloso seguimiento del debido proceso, obligación internacional de carácter ineludible para la República.
  3. Por último rogamos a todos los creyentes a orar por el eterno descanso de nuestros hermanos y pedimos la intercesión de María de Coromoto para que nos anime a trabajar por los derechos fundamentales de la persona humana

 

Mons. Roberto Lückert León
Arzobispo de Coro  
Presidente de Justicia y Paz

 

Mons. José Luis Azuaje Ayala
Obispo del Vigía
Presidente de Pastoral Social Caritas

 

Página 1 de 10

 

Beg_abc_Eng it's road map to dressing in 1940's clothing today Choose your genre well.casquette new yorker Always be sure to leave room for wider hems, if necessary.pull torsadé ralph lauren .sac à main gucci pas cher You can wear tiny patterns in black and brown or black ribbed tights with brown, grey or black combinations for casual events.namco joystick So, the warm clothes are either out or is about to come out for three months any time soon.buy viagra brand 2.what is kamagra gold Gradually, the skirt shortened to mid thigh and bloomers stretched to the knee (with matching stockings underneath), while short sleeved suits became popular.kamagra oral jelly next day delivery .kamagra online next day delivery I wear full hair makeup everyday.bet365 sign up offer Cut a nice hole for the head.bovada bonus code Matchy Matchy doesn't always work in the fashion world because sometimes you have to mix and match your outfits along with a little color.nfl sport betting lines MJ Lakers defense the second time breaking his left hand lay up as MJ Ten ball, the first championship of his life, according to MJ said the most memorable day! Jordan 6 generations, because the Chicago Bulls won for the first time in the 1990 1991 season, which is unusual. Never expect a job without a portfolio; start recording all your best creations while pursuing a fashion education.. Nevertheless, Columbia told me to cast him, and after all, they put up the money. To build self confidence of girls, may wish to try a dress with a special stamp, unique printing and skirt design absolutely let you keep returning soar! Level irregular skirt elegant dress, the art printing decorate, this skirt full of personality taste. As you flip through the channels, you realize that after 300 channels there is nothing on TV that is sparking your interest. Layer your Look! The layered look is definitely in! You can piece an old blouse from your existing wardrobe with a fresh blazer, or take a tee that you've become bored with and pair with a sweater for a more polished look. Their meeting is fairly simple but it does set the tone for the relationship. At least at first glance, obvious workgroups seem to be missing. Create a dressing room near the runway for the party guests to hang up their clothes, do their hair and make up and change from look to look.. If we ask George's friends to describe him, they say he's a good guy, but odd because he likes wearing women's clothing. Within a lengthy show like the first seasons it worked since it made hints and progress towards something more. Place on a baking sheet and roast until golden brown and bubbly, about 30 minutes.. The content is written by young people, for young people, and is pushed out over the Pacific News Wire. Create an hourglass figure by wearing A line skirts. Decorate pillows, lampshades and curtain tie backs with colorful glass embellishments. Eyeliner and mascara were always worn in black or black brown..