Noticias

Papa Francisco nombra al Pbro. Luis Enrique Rojas como nuevo obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Mérida.

 

DCrfbr0XUAAwPKq 

 

Papa Francisco nombra al Pbro. Luis Enrique Rojas como nuevo obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Mérida.

 


El Pbro. Luis Enrique Rojas Ruiz nació en Mérida el 31 de agosto de 1968. Estudió Filosofía y Teología en el Seminario Mayor de San Buenaventura de Mérida. Es licenciado en Teología Pastoral en la Pontificia Universidad Lateranense de Roma, Master en Psicología y Consulta de la Ateneo Pontificio Regina Apostolorum en Roma y una especialización en Administración Eclesiástica por la Universidad de Los Andes en Mérida. Recibió la ordenación sacerdotal el 15 de septiembre de 1999 y fue incardinado en la archidiócesis de Mérida.


Sucesivamente ha desempeñado las siguientes funciones: vicario parroquial de "Nuestra Señora de la Regla ", vicario parroquial de las parroquias "Santiago Apóstol de Lagunillas" y "Santa Rita del Pueblo Nuevo del Sur" párroco de "Santo Domingo de Guzmán " , administrador parroquial de la Parroquia "Nuestra Señora de la Candelaria" en Las Piedras, formador del Seminario Mayor "San Buenaventura" de Mérida, párroco de "Nuestra Señora del Carmen" en Canaguá, párroco de N. S. de la Asunción" de Mérida, Formador del preparatorio del Seminario"San Buenaventura "de Mérida, Viceconsultor de la Escuela prematrimonial de Pastoral Familiar de la archidiócesis, Rector del santuario " San Buenaventura" de Ejido, director de "Radio Libertad" de Canaguá y desde 2013, párroco de la catedral "Inmaculada Concepción"de Mérida.

 

Prensa CEV
19 de junio de 2017

Comunicado de la Comisión de Justicia y Paz de la CEV:"La violencia de los impíos los arrastrará, porque se niegan a obrar con justicia. "Prov 21,7

justiciaypaz  

Comunicado


Comisión de Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal Venezolana

 


"La violencia de los impíos los arrastrará, porque se niegan a obrar con justicia. "Prov 21,7

 

Ante la gravísima agudización de la violación de los derechos humanos y las libertades democráticas que sufren diversos sectores sociales de la Nación, esta Comisión quiere expresar:


1. A todos/as sincera solidaridad y cercanía espiritual, en momentos en que el gobierno, garante superior de los derechos, la paz y la seguridad pública, se ha convertido en su principal trasgresor, violentando y atacando residencias familiares de ciudadanos indefensos, agrediendo sin distinguir localidades ni personas, situación que consideramos social y moralmente injustificable.


2. Nuestra preocupación al observar que la mayor violencia la ejercen los organismos de seguridad, particularmente la Policía Nacional, la Guardia Nacional Bolivariana y colectivos que usando armas prohibidas, reprimen manifestaciones de personas que reclaman respeto a las libertades democráticas y el restablecimiento del orden constitucional roto como lo declaró la ciudadana Fiscal General de la República.


3. Nuestro desacuerdo con el hecho público, notorio y comunicacional de la violación al derecho fundamental al debido proceso que tiene toda persona a ser juzgada por sus jueces naturales, ya que ha sido utilizada indebidamente la justicia militar en las detenciones y procesos iniciados, en absoluta contravención con el artículo 49 de la Constitución.


4. Nuestro rechazo a la convocatoria de una Asamblea Constituyente que niega y vulnera la progresividad de los derechos humanos y sumerge a la Nación entera en una situación de convulsión social y violencia.


Por todas estas razones, la Comisión de Justicia y Paz:


Insta al Estado Venezolano, particularmente al Consejo Moral Republicano, a velar por el efectivo respeto y garantía de los derechos fundamentales reconocidos en la Constitución Nacional.


Exhorta al Ministerio Público, para que intente las acciones a que hubiere lugar contra los funcionarios públicos involucrados en hechos de violencia, para hacer efectiva las responsabilidad civil, laboral, militar, penal, administrativa o disciplinaria en que hubiere incurrido dichos funcionarios con motivo del ejercicio de sus funciones (Art. 280,281y 286).


Exige al Poder Judicial, que conozca de las causas y asuntos que son de su competencia y que le correspondan en el conocimiento de las violaciones de los Derechos Humanos, recordándoles su independencia ante los demás poderes que garantizan la vigencia y el equilibrio del Estado de derecho, y que la potestad de administrar justicia emana de los ciudadanos y ciudadanas para que se imparta en nombre de la República y por autoridad de la Ley.

 

Encomendamos esta preocupante situación a la Virgen de Coromoto patrona de Venezuela y exhortamos a todos los sectores a trabajar por la paz, la concordia social, el respeto irrestricto a la vida sagrada de todo ser humano y a orar en todos los ambientes clamando a Dios por Venezuela.

 

 

+ Mons. Roberto Lückert
Presidente de la Comisión
de Justicia y Paz de la CEV.

SALUDO DE LA PRESIDENCIA DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL VENEZOLANA AL SANTO PADRE FRANCISCO CON MOTIVO DE LA AUDIENCIA CONCEDIDA EL DIA 08 DE JUNIO DE 2017

 

DBzTIBaW0AAI8vK

 

SALUDO DE LA PRESIDENCIA DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL VENEZOLANA AL SANTO PADRE FRANCISCO CON MOTIVO DE LA AUDIENCIA CONCEDIDA EL DIA 08 DE JUNIO DE 2017

 

Santo Padre:


Los Obispos de Venezuela, por nuestro intermedio, le saludan fraternalmente, le reiteran la total adhesión a su persona y magisterio y rezan cada día pidiendo a Jesucristo que sus palabras y gestos de Pastor Universal revelen a todos los hombres y mujeres la misericordia del Padre Celestial. Nuestra obediencia a su persona no es sólo afectiva y guiada por la empatía latinoamericana sino de carácter teológico y sacramental. No es discutible, y la explicitamos con la fórmula latina Cum Petro et sub Petro. Cualquier otra interpretación es falsa y malintencionada. De aquí que hayamos recibido con profunda estima y sincera complacencia su fraterna y honrosa carta del pasado 05 de mayo dirigida a todos los Obispos, como su continua preocupación referida a Venezuela.

 

El Episcopado y toda la Iglesia en Venezuela le agradecen su manifiesta preocupación por el destino democrático de nuestra nación y el prolongado y creciente sufrimiento a que ella está sometida. Hoy en Venezuela ya no hay propiamente un conflicto ideológico entre derechas e izquierdas o entre "patriotas" y "escuálidos"- todo esto pasó a un segundo o tercer plano- sino una lucha entre un Gobierno devenido en dictadura, autorreferencial que sólo sirve para sus propios intereses y todo un pueblo que clama libertad y busca afanosamente, a riesgo de las vidas de los más jóvenes, pan, medicamentos, seguridad, trabajo y elecciones justas, libertades plenas y poderes públicos autónomos, que pongan en primer lugar el bien común y la paz social.


La Conferencia Episcopal se ha dirigido repetidas veces al Gobierno y hace apenas dos semanas se ha reunido e intercambiado con sus representantes más calificados algunas propuestas sobre la ayuda humanitaria. La esperanza de que Caritas Venezolana, a más de la amplia labor que realiza ordinariamente, pudiera servir de instrumento para que al menos las medicinas lleguen a tiempo y sin exclusiones a todos los ciudadanos, no se ha perdido; pero las condiciones que establecen los ministerios y otros organismos encargados de la salud y nutrición son tales y tantas que el camino se hace cuesta arriba y está sembrado de obstáculos.


Por otra parte, el Episcopado venezolano ha juzgado innecesaria, desigual desde el punto de vista social y, en consecuencia, inconveniente y peligrosa, la iniciativa presidencial de una Asamblea Nacional Constituyente, convocada sin consultar la libre opinión del pueblo de manera directa y universal, mediante un previo referéndum consultivo. Esta Asamblea, prevista para fines del próximo mes de Julio, será impuesta por la fuerza y sus resultados serán la constitucionalización de una dictadura militar, socialistamarxista y comunista, la permanencia ilimitada del actual Gobierno en el poder, la anulación de los poderes públicos constituidos, particularmente de la actual Asamblea Nacional, representante de la soberanía popular, el aumento de la persecución y exilio de los opositores al sistema político dominante y la ampliación de las facilidades para la corrupción de los gobernantes y sus adláteres. De aprobarse, no se descartan mayores controles a la libertad de expresión, incluso a la libertad religiosa, y mayor represión para la ciudadanía. Por estas y otras razones la Conferencia Episcopal Venezolana rechaza categóricamente la instalación y desarrollo de dicha Asamblea Constituyente, de carácter comunal y excluyente.


La imposición de este formato de Asamblea es también la negación por parte del actual Gobierno de un propósito de diálogo verdadero y eficaz. Para la Conferencia Episcopal, diálogo en Venezuela quiere decir hoy consultar la libre opinión del pueblo soberano de respetar seriamente el resultado de la consulta. Pero el diálogo en nuestro país debe tener, no como condición sino como punto de partida o presupuestos de real eficacia, los Acuerdos alcanzados, pero no cumplidos, en la sesión de Diálogo del treinta y treinta y uno de Octubre del año pasado, oportunamente demandados por el Secretario de Estado Vaticano, Su Eminencia Cardenal Pietro Parolin, en su carta enviada al Gobierno y a la Oposición el 01 de Diciembre de 2016.


Santo Padre, nuestro pueblo sufre cada día más. Hoy, aunque el tema noticioso es la Asamblea Nacional Constituyente, la situación social no ha mejorado. Continúa el desabastecimiento de alimentos y medicamentos con el agravante de la poca accesibilidad económica de los venezolanos; va aumentando la desnutrición infantil y nuestros enfermos se nos mueren. La brutal represión en las protestas por parte de los órganos de seguridad del Gobierno ha cobrado más de sesenta vidas jóvenes. Son escenas muy dolorosas que hemos vivido en los dos últimos meses.


Los Obispos, Sacerdotes, Consagrados y Consagradas, y los laicos, estamos hoy en Venezuela más unidos que en otros tiempos, procurando dar un testimonio creíble de fe, esperanza y caridad, de pobreza, solidaridad y oración. Nunca antes se había hecho tanta oración en Venezuela como ahora. El santo pueblo fiel quiere al Papa y reza más por él. Rezamos también por su próximo viaje al hermano país de Colombia.


Santo Padre, la Iglesia en Venezuela camina con Usted. Nada ni nadie la apartará de su cayado de Pastor. Los Obispos valoramos como altamente positivos sus mensajes dirigidos a los pastores de la Iglesia, a los gobernantes, a la dirigencia política y a todo el pueblo. Necesitamos su palabra orientadora, aun a riesgo de que en algún momento pueda ser mal interpretada Ella es siempre para nosotros fuente de consuelo y esperanza.
Agradeciendo inmensamente, Santo Padre, que nos haya recibido, Pastores y fieles de Venezuela le pedimos que nos dé su santa bendición.

 


Muchas gracias.

Papa Francisco: En la voz de los Obispos Venezolanos también resuena la mía

 

papa-1

 

Papa Francisco: En la voz de los Obispos Venezolanos también resuena la mía

 


A las 9:40 de la mañana, del jueves 08 de junio de 2017, hora local de Roma, fueron recibidos en audiencia por el Papa Francisco, los miembros de la Presidencia de la Conferencia Episcopal Venezolana: Mons. Diego Padrón, Arzobispo de Cumaná, Presidente de la CEV; Mons. José Luis Azuaje, Obispo de Barinas, Primer Vicepresidente; Mons. Mario Moronta, Obispo de San Cristóbal, Segundo Vicepresidente; Mons. Víctor Hugo Basabe, Obispo de San Felipe, Secretario General, S. E. Cardenal Jorge Urosa Savino, Arzobispo de Caracas y S. E. Cardenal Baltazar Porras Cardozo, Arzobispo de Mérida, ambos presidentes honorarios de la CEV.

 

El Papa Francisco recibe a la directiva de la CEV en una de las aulas del Palacio Apostólico, en una reunión de 50 minutos, más de lo habitual, iniciando esta con una lectura por parte de Mons. Diego Padrón en su condición de Presidente de la CEV, ratificando su profunda comunión con el Sucesor de Pedro y agradecerle su manifiesta preocupación por Venezuela. Las palabras leídas por Mons. Padrón expresaban, entre otras cosas, de forma muy clara, la situación actual de aumento de conflictividad como consecuencia del profundo sufrimiento al que se viene sometiendo al pueblo de Venezuela y al que ahora se suma el empeño del Gobierno nacional en un proceso constituyente peligroso e innecesario y que no es la solución para los graves males que aquejan a los venezolanos.

 

Terminada la lectura del discurso, por parte del presidente de la CEV, el Papa Francisco toma la palabra para expresar de forma inmediata su preocupación y dolor por lo que está pasando Venezuela. "Estoy al tanto de todo los eventos que se están produciendo en el país". Expresó además que comparte completamente la percepción que tienen los obispos sobre la situación venezolana y aseguró al Episcopado Venezolano que contaban con todo el apoyo y la simpatía de todos los órganos de la Santa Sede. De esta manera el Papa Francisco reafirmó que en la voz de los obispos venezolanos también resonaba la suya.

 

Francisco ratificó su apoyo a los obispos venezolanos y les invitó a seguir del lado de la gente, a no abandonarlos en su empeño por alcanzar un país más justo, a seguir trabajando por la paz y a hacer todo lo que puedan por los más vulnerables, "cuenten con mi ayuda en favor de la gente que hoy pasa hambre y necesita medicamentos"

 

El Papa Francisco hizo saber a los 6 miembros de la presidencia de la CEV que algunos de los que sirvieron como facilitadores en el fallido intento de diálogo del último trimestre del año 2016, han insistido en Solicitar a la Santa Sede su participación en un nuevo proceso, sin embargo, la respuesta ha sido contundente: La Santa Sede, sólo tomará parte en una nueva iniciativa de diálogo, siempre y cuando el gobierno cumpla con las cuatro condiciones ya expresadas en la Carta del Cardenal Parolín a inicios de diciembre de 2016, es decir: la apertura de un canal humanitario que permita hacer ingresar al país alimentos y medicamentos, la presentación de un cronograma general de elecciones, el respeto a la autonomía de la Asamblea Nacional y, la liberación de los detenidos por causas políticas.

 

En el contexto de la reunión, los obispos venezolanos hicieron entrega al Papa Francisco de una recopilación de las Exhortaciones Pastorales y Comunicados de la Presidencia a los largo de los dos últimos años. También se hizo entrega de un dossier, preparado por el departamento de medios de comunicación social de la CEV, sobre las víctimas de la violencia durante las protestas. Explicaron al Santo Padre la saña con la que están actuando los órganos de seguridad del Estado contra los jóvenes que exigen un cambio de rumbo en el país. Al entregar este informe, los obispos, hicieron la salvedad que, desde que están en Roma, el número de víctimas por la represión aumentó, atreviéndose a mostrarle al Papa Francisco la fotografía del joven Neomar Alejandro Lander Armas de 17 años, muerto por el impacto de una bomba lacrimógena. La inmediata conmoción que se dibujó en el rostro del Papa Francisco fue evidente al ver la imagen y pidió a los obispos hacer llegar sus palabras de consuelo a los familiares de todas las víctimas.

 

También se le entregó un informe preparado por Cáritas de Venezuela sobre la grave situación en materia de salud, alimentación, inseguridad, desnutrición infantil y otros indicadores sociales que hablan de la gravedad de la crisis en la que hoy se ha sumido la población.

 

La audiencia terminó con la bendición del Papa Francisco, quien pidió hicieran extensiva esta bendición a todo el pueblo venezolano, ratificando su preocupación y apoyo a Venezuela y que en la voz de los obispos venezolanos también resonaba la suya.

 

 

Prensa CEV
09 de junio de 2017

Papa Francisco y Episcopado Venezolano se reunirán para hablar sobre la crisis en Venezuela

 

Integrantes de la Directiva de la Conferencia Episcopal Venezolana con el Papa Francisco - DSC03 OCT01

Papa Francisco y Episcopado Venezolano se reunirán para hablar sobre la crisis de Venezuela


Caracas.-El próximo jueves 08 de junio la presidencia de la Conferencia Episcopal Venezolana integrada por Mons. Diego Padrón, presidente de la CEV; Mons. José Luis Azuaje, primer Vicepresidente de la CEV; Mons. Mario Moronta, segundo Vicepresidente de la CEV; Mons. Víctor Hugo Basabe, Secretario General y los Cardenales Jorge Urosa Savino y Baltazar Porras, presidentes honorarios, se reunirán en audiencia privada con el Papa Francisco en el Vaticano.

 


La reunión servirá para expresar al Papa Francisco, de viva voz, la grave situación que se vive en Venezuela, ya conocida por el Papa a través de la Nunciatura Apostólica. Sin embargo, es una oportunidad para que el episcopado venezolano hable al Papa Francisco de manera detallada sobre la crisis en la que está inmersa el país.

 


También será una ocasión para expresar lazos de solidaridad y agradecer al Papa Francisco sus oraciones, cercanía y preocupación por Venezuela, como lo ha expresado la Conferencia Episcopal Venezolana en las diversas exhortaciones y comunicados "Reiteramos nuestra adhesión, comunión y obediencia al Santo Padre Francisco. Agradecemos de corazón su constante acompañamiento: muestra de su preocupación por esta Patria donde se le quiere y respeta. Nos alienta su mensaje del pasado 5 de mayo, en el cual nos asegura que está "siguiendo con preocupación la situación del querido pueblo venezolano ante los graves problemas que le aquejan" y, que, a la vez siente "un profundo dolor por los enfrentamientos y violencia de estos días, que han causado numerosos muertos y heridos, y no ayudan a solucionar los problemas, sino que únicamente provocan más sufrimiento y dolor". Lamentamos la tergiversación y manipulación que diversos actores han hecho de sus palabras" (43 Asamblea Extraordinaria de la CEV)

 


El último comunicado de la CEV, del 18 de mayo de 2017, ratificó el llamado a cumplir la Constitución y adhirió al pedido de elecciones como una solución a la crisis, tras reiterar que la población venezolana espera el cumplimiento de las condiciones aceptadas pero incumplidas: apertura de canal humanitario, elecciones generales, libertad de presos políticos y respeto a la Asamblea Nacional.

 

 

Prensa CEV
05 de junio de 2017