Encuentro con José Vicente Rangel

ENCUENTRO DE LA PRESIDENCIA DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL VENEZOLANA CON EL SR. VICEPRESIDENTE DE LA REPUBLICA, DR. JOSE VICENTE RANGEL

Montalbán, 19-11-2004

 

1.- La invitación del Ejecutivo Nacional a dialogar con todos los sectores e instituciones del país, incluida la Conferencia Episcopal, es una iniciativa positiva que aplaudimos, si conduce de manera efectiva a la búsqueda de la reconciliación de los venezolanos y el bienestar de todos, principalmente de los más pobres. Para ello son muy convenientes gestos de equidad y benevolencia, superando situaciones de intimidación, acoso o represión político-judicial. El tiempo del Adviento y la Navidad ya cercanos son tiempos propicios para gestos que den paz y sosiego a las familias.

 

2.- Los Obispos reafirmamos el derecho, como ciudadanos y como Pastores de la Iglesia, a seguir iluminando desde el Evangelio y el Magisterio Social de la Iglesia, las situaciones que vivimos como sociedad. A través de las numerosas y variadas instancias de servicio de la Iglesia Católica, estamos dispuestos a participar, dentro de las competencias propias de las obras eclesiales, en los proyectos y programas que busquen el bien de los ciudadanos, en especial los más desposeídos, sin buscar ningún tipo de prebendas, sino el bien de los destinatarios. La única exigencia es que haya reglas de juego claras y objetivos definidos.

 

3.- La Presidencia de la CEV expresa su repudio y condena al atentado en el que perdiera la vida el Fiscal Danilo Anderson. A sus familiares y allegados ofrece oraciones por el eterno descanso de su alma y por la serenidad de sus deudos en estos momentos de tragedia. Igualmente se une en la plegaria por las víctimas del accidente aéreo del día de ayer en Maiquetía en el que perdieron la vida varias personas y otras resultaron lesionadas.

 

4.- Toda violencia debe ser desterrada del corazón y la mente de los venezolanos. La primacía del derecho a la vida está por encima de cualquier otra consideración. Que este atentado disipe la tentación de buscar solución a los problemas por vía violenta; por otra parte, que las autoridades actúen con sensatez y prudencia para que no se desencadene un clima contrario al desarrollo armónico de la vida ciudadana. La condena, averiguación y sanciones a este hecho, como a otros en los que han muerto ciudadanos a manos de funcionarios de los cuerpos de seguridad del Estado, son el mejor camino a una justicia pronta, veraz y equitativa.

 

5.- En el marco de un clima de reconciliación nacional es importante generar confianza y abrir espacios para respetar democráticamente el derecho constitucional a la libertad y la disidencia. La aprobación de la leyes que están en discusión en la Asamblea Nacional en las que se señalan abusos que requieren ser corregidos en los medios de comunicación social (por ej. la violencia, la pornografía y el sexo), deben garantizar el derecho a la información y la igualdad efectiva de todos los ciudadanos en el respeto y la tolerancia. La libertad no se garantiza con normativas que penalicen buena parte del actuar humano. Las consultas a la sociedad civil, los lapsos, la búsqueda de consensos y no de imposiciones, deben privar sobre cualquier consideración.

 

6.- El tema de los derechos humanos, en su integralidad y calidad, deben ser prioritarios en una sociedad que busca el diálogo y la reconciliación. El reconocimiento y valoración de la vida como eje de la persona humana deben ser vistos con detenimiento en el trato legal que se quiere dar al aborto, la eutanasia, la manipulación genética. Igualmente, en la situación de nuestro sistema penitenciario que debe superar ese rostro de inhumanidad, hacinamiento e injusticia.

 

7.- El anuncio de medidas económicas para dinamizar el aparato productivo es esperanzador. Más allá de consideraciones de orden técnico que sobrepasan nuestra competencia, creemos que se debe promover el protagonismo de las sociedades intermedias, de actores sociales diversos, ligados a las necesidades sentidas de la gente.

 

8.- Que la proximidad del tiempo litúrgico de Adviento y Navidad nos permita entrar en una reflexión profunda sobre la responsabilidad de cada venezolano y de las instituciones en el resguardo de la dignidad humana y las familias. La Iglesia seguirá acompañando proféticamente toda actividad que propicie el encuentro y la reconciliación de los venezolanos.

 

Baltazar Enrique Porras Cardozo

Arzobispo de Mérida

Presidente de la CEV

 

Ubaldo Santana Sequera

Arzobispo de Maracaibo

1er. Vicepresidente de la CEV

 

Jorge Urosa Savino

Arzobispo de Valencia

2do. Vicepresidente de la CEV

 

José Luis Azuaje Ayala

Obispo Auxiliar de Barquisimeto

Secretario General de la CEV

 

Modificado por última vez en Viernes, 07 Junio 2013 19:51